Estaba como dormido,
como soñando, soñando;
estaba como perdido
y sin buscar encontrarme,
por no saber dónde hallarme
otro buscóme afligido.

Solamente estaba estando
sin haberlo discernido;
amaba como no amando
y sin buscar yo salvarme,
por no poder liberarme
salvóme Aquél se inmolando.

Estaba cual recluido,
como penando, penando;
estaba en un cruel olvido
y sin buscar realizarme,
por no lograr animarme
dióme Dios nuevo sentido.