de alma blanca un afro pueblo

Yo estuve por Pinotepa 
buscando el mole más negro 
y encontré la piel más negra 
de Oaxaca y de Guerrero. 

La Costa Chica es muy bella 
y afables sus lugareños, 
con su mar y sus palmeras, 
con su mezcal y sus quesos.  

Tierra caliente que tiembla, 
tiene ríos y potreros, 
tierra de cuscas chilenas 
con vacas y burros sueltos.  

Allí se suda de veras 
y el aguacero es intenso, 
la salsa verde es bien fiera 
y en grande son los festejos.  

Con el "puej" siempre en la lengua 
te hablan todos los costeños 
de Acapulco a Pinotepa 
y de Pinotepa a Puerto.  
   
Con huaraches, con chancletas 
o a pie desnudo en el suelo 
por caminos y veredas 
sale temprano el moreno.  

Oh San Marcos y Marquelia, 
Juchi, Copala y Florencio, 
Oh Cuaji allá en la frontera 
Oh Lo de Soto y Ciruelo,  

Oh Cortijo, Oh Tapextla 
Oh Llano Grande y San Pedro, 
Cacahuatepec y Armenta, 
El Maguey y Rancho Nuevo.  

Voy a extrañar estas tierras 
que tiene el coco más bueno, 
voy a extrañar sus arenas 
y del lagarto sus besos,  

el turbante de la negra, 
la nobleza de sus viejos, 
sus bocinas pregoneras 
y sus marranos corriendo,  

la efusiva escandalera 
que interrumpía mi sueño, 
la mirada más sincera 
y el saludo más ameno.  

Tienen mucho en su pobreza 
y son felices con eso. 
En el Pacífico reina 
de alma blanca un afro pueblo.